Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Lunes, 16 de julio de 2018
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
04/07/2018 -  tiempo  4' 54" - 289 Visitas Entrevista a Carolina Gaillard, Secretaria de Turismo y Cultura de Entre Ríos Carolina Gaillard: Mujer, joven y política
Click para Ampliar
A finales del año pasado el gobernador Gustavo Bordet cambió el rango del Ministerio de Cultura para convertirlo en Secretaría y unificarla con Turismo, entre otros cambios en diversos estamentos provinciales. Así nació la Secretaría de Turismo y Cultura y Carolina Gaillard asumió su dirección, dejando atrás su cargo de diputada nacional. Por Ferny Kosiak

Cuando quedó al frente de la recién creada Secretaría de Turismo y Cultura de la provincia, muchos no la conocíamos y googleamos el nombre de esta mujer joven que ha desarrollado una fuerte carrera política en Buenos Aires. Carolina Gaillard lleva hoy medio año de gestión. Dialogamos con ella para conocer un poco más acerca de esta mujer aguerrida, con ideas fuertes y definidas, y una verborragia avasalladora y convincente.

—¿Cómo fue tu infancia en General Campos?
—Siempre fui una niña muy inquieta, como ahora. No me gustaba jugar a las muñecas, me gustaba leer. Me crié con mis papás al lado de la casa de mis abuelos, con una familia numerosa con la que todos los domingos nos juntábamos a comer.

—¿Toda esa unión familiar te afectó cuando te fuiste a Buenos Aires a los 18?
—Me fui a estudiar en un momento económico muy difícil, principios de 2000, y vivía con una tía. Extrañé mucho pero yo siempre cumplo las metas que me propongo, me puse una coraza para no permitirme extrañar y querer volver. Lloré las primeras semanas y después me fui haciendo amigos y volviendo más fuerte. Ahora estoy acá y estoy feliz de la vuelta. Tengo a mi sobrino en Buenos Aires, que extraño un montón; yo no soy madre pero conocí el amor maternal a través de él. Trato de ir a visitarlo pero me cuesta ir a Buenos Aires, me da fiaca porque estoy acá o estoy allá, y cuando el gobernador me ofreció este lugar decidí venirme y listo. Al principio me costaba pero ya tengo mi vida acá, voy conociendo gente, haciendo nuevos planes.

—¿Cuáles fueron tus desafíos al empezar con tu gestión a la mitad de la Gobernación de Bordet?
—Yo vivo cada etapa intensamente y viví intensamente también esta designación. Está buenísimo estar en la provincia, llevando adelante Turismo y Cultura, y poder desarrollar un montón de cuestiones que en su momento yo las veía cuando era directora de la Casa de Entre Ríos y que creía que se podían hacer más cosas.

—¿Cómo fueron esos años en la dirección de la Casa de Entre Ríos?
—Ser directora de la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires fue mi primera experiencia en gestión provincial y trabajé armando un buen equipo, con una parte de acción social como fue el Hogar Evita. La casa tuvo una dinámica particular, donde tanto los jóvenes que iban a estudiar a Buenos Aires y los artistas iban a darle vida. No era sólo un lugar administrativo sino un espacio real para los entrerrianos en la capital, para que cuando estuvieran tristes o extrañaran también pudieran saber que había y sigue habiendo otros entrerrianos que se juntan.

—Y después ocupaste una banca como diputada nacional…
—Luego surgió integrar la lista para diputados nacionales y me costó irme de la Casa porque en cada lugar donde ejerzo la función pública es como que construyo una familia, me cuesta mucho separar lo personal de lo laboral. Ser diputada también lo viví intensamente y el trabajo desde lo legislativo es totalmente diferente pero me adapté y también fue una experiencia interesante, formativa para mí. Aprendí mucho, porque cuando uno es diputado tiene que estar interiorizado en todos los temas, porque sos la voz de la gente. Cuando me fui de la diputación sentí que podría haber seguido con otros proyectos pero al mismo tiempo vivo intensamente cada etapa y cuando se termina se cierra esa etapa y no añoro.

—Cuando asumiste tuve que googlearte porque no te conocía y una de las cosas que leí y que me llevaron a pensar bien sobre vos fue que impulsaste la ley de cannabis medicinal…
—Estudié abogacía porque desde chiquita siempre fui muy justiciera, muy discutidora y tengo mucho carácter. Soy una persona de buen trato y dulce pero firme en mis convicciones, en mis ideales, trato de ser justa y equitativa. Por eso cuando vinieron las madres con el planteo de lo del cannabis las recibí. Imaginate lo que es una madre llorando y diciendo que porque nosotros no teníamos la ley ellas tenían que recurrir a mecanismos para conseguir el aceite que le quitaba las convulsiones a sus hijos. Yo tenía la presidencia de la Comisión de Salud así que motorizamos el debate. Cuando uno está en la función pública tiene que tener compromiso porque se pueden transformar muchas cosas desde el lugar donde estás y hay que estar convencido de eso. Por eso hasta que no salió la ley yo sentía que estaba en falta con un montón de gente, personas que necesitaban vivir más tranquilas, que una madre no esté con el miedo de que venga la policía a allanarla. Creo que soy mejor persona por lo que aprendí de esas madres. Por no ser madre, a veces pienso que no soy tan sensible y hablar con ellas, ver su fortaleza, cómo pasillearon el Congreso, creo que nos enseñaron un montón porque en la política hay mucha especulación. Me decían que cómo me iba a meter con este tema, que iban a pensar que yo era drogadicta y la verdad es que cuando uno cree que tiene buenos fundamentos y te asiste la razón, hay que dar todas las batallas. La gente está esperando eso de los políticos, que los representemos y los defendamos, por eso hay que ir al frente y animarse. Hay que hacer más y medir menos lo que uno hace, no especular tanto.


(Más información en la edición gráfica número 1081 de la revista ANALISIS del jueves 5 de julio de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |