Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Jueves, 7 de junio de 2018
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
06/06/2018 -  tiempo  1' 8" - 253 Visitas El domingo 3 de junio falleció la escritora y actriz paranaense Stella Berduc: gozadora
Click para Ampliar
Stella Berduc era mi vecina. Caminaba con lentitud por las calles calurosas de Paraná. Caminaba hasta la esquina de su casa, compraba unas empanadas en la rotisería y volvía. Salía de entre casa, con un vestidito simple y con las ojotas que acompañaban sus pasos divertidos. Así no era la misma Stella Berduc que participaba en conciertos, recitales o presentaciones de libros, la que decía sus poemas de memoria y dejaba a todos con la boca abierta. Parecía que fueran dos caras de una misma persona. Y sin embargo hablaba, decía dos o tres palabras y te dabas cuenta de que la lengua de esa mujer permanecía invariable, cualquiera fuera la cáscara que tuviera puesta. “Acabo de salir de la carnicería. Una mujer se quejó diciendo que ella estaba antes que yo. ¿Sabés qué le dije al carnicero? Atendela a ella antes que no me gusta discutir con mujeres espantosas”. Así de rápida fue siempre. Rápida y mordaz. En uno de esos cruces barriales le pedí entrevistarla. Accedió con encanto. Lo que sigue son algunas de aquellas palabras que hablamos una mañana cualquiera.
Por Ferny Kosiak

—¿A qué jugabas cuando eras gurisa?
—A que era médica de la guerra. Tenía muñecas que personificaba. Pero en realidad era medio marimacho. Me gustaba andar en bicicleta y me gustaba jugar con los varones porque las chicas me aburrían. Tenía una bicicleta y me colgaba del tranvía, mirá la inconsciencia.
—Sólo has editado poesía…
—Sólo publiqué un libro.
—A la mínima luz.
—Claro, después he escrito libros pero no los he publicado. Los escribía y los perdía. Roberto Trevesse me publicó unos poemas que se llamaban Desde Camila, que están incluidos en A la mínima luz. Son poemas conjeturales de Camila O’Gorman.
—¿En qué quedó ese bello proyecto tuyo llamado Antología de Poetas Pésimos?
—Ahí está. Estoy buscándolos (comienza a reírse) y buscando un pasaje para irme de Paraná también. ¿Por qué no se dedican a cocinar, mejor? Se me van muriendo todos los amigos poetas buenos, sólo van quedando los pésimos. Una lástima.
—¿Seguís pensando que tus cenizas tienen que estar desparramadas en el motel Tijuana?
—Sí, plantadas en un árbol, en algo que florezca.


(Más información en la edición gráfica número 1079 de la revista ANALISIS del jueves 7 de junio de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
EDICIÓN ACTUAL
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |