Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Jueves, 7 de junio de 2018
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
06/06/2018 -  tiempo  3' 19" - 103 Visitas Reflexiones sobre el ejercicio de comunicar Preguntas al periodismo
Click para Ampliar
Con oportunidad de conmemorarse el Día del Periodista, algunas reflexiones sobre la profesión que derivan también en dilemas éticos que emergen de la agenda de la profesión y abren el debate. Entender al periodismo como un servicio y una responsabilidad ciudadana y situar a la profesión como eje del ejercicio del derecho de la comunicación aparecen como compromiso ineludibles. Por fuera de las “pálidas” que hay que comunicar cada día, hay situaciones noticiables que hablan de valores, de ejemplos positivos, de solidaridades. Por Washington Uranga

El 7 de junio, establecido como el Día del Periodista, es una oportunidad para presentar algunas preguntas, que también son dilemas éticos que emergen en la agenda de la profesión y abrir el debate sobre los mismos. Son cuestiones que, por cierto, no solo atañen estrictamente a quienes ejercen la profesión periodística, sino que conciernen también a todos aquellos y aquellas que hacen docencia e investigación en el cada día más complejo y amplio mundo de la comunicación. Dando por sentado que hoy el campo disciplinar y profesional se proyecta en un escenario de múltiples incumbencias, desarrollos y habilidades, potenciados por la tecnología.

Muchas veces hemos dicho que la tarea del periodista consiste en revelar lo nuevo, en transparentar lo oculto, especialmente aquello que el poder busca esconder. Es una tarea esencial a la que no se puede renunciar de ninguna manera. Es evidente que los modos de informar y de informarse se multiplicaron y desestructuraron por los desarrollos tecnológicos que además generaron otras prácticas, habilidades y costumbres culturales. No obstante sigue existiendo un reflejo ciudadano que acude a los periodistas cuando se pretende dar visibilidad a algo, a un tema, a una realidad. Se trata de entender el periodismo con un servicio y una responsabilidad ciudadana que sitúa la profesión como eje del ejercicio del derecho a la comunicación. Es un compromiso que no se puede eludir.

Hay que atender, sin embargo, a otro aspecto no menos importante del trabajo profesional. A la luz de lo que está sucediendo en nuestro país y en nuestros países, la labor de los periodistas se ha transformado en una tarea difícil, hasta ingrata y en la mayoría de los casos portadora de “pálidas” permanentes. ¿Hay otra manera de hacer periodismo? Seguramente sí, aunque con solo decirlo será suficiente para que se alcen algunas voces acusando de ingenuidad o de falta de realismo. La corrupción y la mentira existen, la violencia nos atrapa en la cotidianeidad. Pero esa no es toda la realidad. En el escenario hay también otros temas, otras situaciones que también merecen ser recogidas y que tienen valor “noticiable”, porque hablan de valores, de ejemplos positivos, de solidaridades. Si vale o no la pena incorporar estas cuestiones a la agenda probablemente encuentre una respuesta valedera a través de un intercambio más frecuente y asiduo con nuestras audiencias, con aquellos que reciben cotidianamente nuestros mensajes. Es un diálogo al que cada vez menos nos sometemos los periodistas, mayormente acostumbrados a escucharnos a nosotros mismos.

Hacerlo impone también otra demanda: los periodistas tenemos que hacer el esfuerzo de bajarnos de nuestros pedestales mediáticos, resignar la condición de “estrellas del espectáculo” que en muchos casos se sobrepone a la del profesional de la información y de la comunicación. Quizás un camino para lograrlo sea pensar en las responsabilidades que nos impone la tarea, en la profesión como servicio y en las necesidades de nuestras audiencias ciudadanas, antes que en el “rating” o en la búsqueda permanente de repercusión a partir de lo que decimos o escribimos. ¿Se pueden lograr los dos propósitos a la vez? Es posible, aunque no siempre es así. Pero hay un imperativo ético ciudadano que nos obliga a poner por el servicio por encima de los egos personales o del alimento de nuestras vanidades.


(Más información en la edición gráfica número 1079 de la revista ANALISIS del jueves 7 de junio de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
EDICIÓN ACTUAL
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |