Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Jueves, 7 de junio de 2018
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
06/06/2018 -  tiempo  2' 31" - 200 Visitas Ocho años después Justicia lenta para la muerte de una enfermera
Click para Ampliar
Victorio Abelardo Ríos atropelló a la enfermera en calle Blas Parera y luego se dio a la fuga.
Click para Ampliar
La familia de Ofelia María Kessel ya está cansada. Pasaron ocho años del día en que Victorio Abelardo Ríos atropelló a la enfermera en calle Blas Parera y luego se dio a la fuga. Recién a mediados de mayo se destrabó el último recurso de la defensa y todo se encamina a un juicio oral que llegará tarde pero seguro. Además, la demora también se dio por un proceso de mudanza del juzgado. El acusado llega al juicio investigado por ser autor de un homicidio culposo pero la querella pretende la carátula se cambie a dolo eventual.
El Fiat 147 verde venía a una velocidad superior a los 80 kilómetros por hora por calle Blas Parera con dirección a la Toma Vieja de Paraná. Además de ir por encima de la velocidad máxima permitida, se dedicó a sobrepasar autos en una zona donde no está admitido. Había dejado atrás el barrio de departamentos anaranjados José Hernández y se lanzó a pasar un auto, a pesar de que venía un colectivo de frente. Al percatarse de que corría riesgo su integridad, maniobró bruscamente para retomar el carril correspondiente y embistió a Ofelia María Kessel, mujer de 68 años que falleció tres horas después en el Hospital San Martín.

El conductor del vehículo era Victorio Abelardo Ríos, quien luego de chocar a la mujer se dio a la fuga. En el auto venía en compañía de Sebastián Ismael Suárez y entre los dos se encargaron de esconder el vehículo en el pasillo lateral de una vivienda ubicada en calle Las Tunas al 300 (la casa de Ríos, situada en la zona del barrio Corrales de la capital entrerriana). Además, el auto fue lavado con el objetivo de encubrir el hecho y adjudicaron los golpes del vehículo a que unos chicos le arrojaron cosas.

Los hechos ocurrieron a las 14 horas del 10 de febrero de 2010 y hasta el momento este caso no ha tenido un juicio oral y público. Los motivos de la demora son varios. En primer lugar fue producto de que la defensa planteó excesivos recursos de apelación que derivaron en dos intervenciones del Superior Tribunal de Justicia (STJ), un claro intento por dilatar la situación, objetivo propuesto y cumplido por la defensa. A ello se sumó un problema referido a la mudanza del juzgado en el cual se investigó la causa.

De hecho, en la etapa de Instrucción (según el código procesal viejo) la investigación avanzó con rapidez, pero luego comenzaron a aparecer las trabas que demoraron que Ríos sea juzgado en conjunto con Suárez. En el medio se coló un pedido de la defensa del conductor del vehículo para que se le conceda el beneficio de la probation. El pedido fue rechazado por el entonces fiscal Rafael Cotorruelo, la querella a cargo de Guillermo Vartorelli y la posterior resolución del juez Daniel Malatesta.

En la causa se imputó a los dos individuos: a Ríos por el delito de homicidio culposo y a Suárez por colaborar en el encubrimiento. Precisamente esa fue una de las últimas herramientas dilatorias en las que se basó la defensa: la prescripción del delito de encubrimiento contra Suárez. Sin embargo, a mediados de mayo, el STJ rechazó este planteo a los abogados defensores y así allanó el camino al juicio oral, a ocho años del accidente que derivó en la muerte de Kessel.


(Más información en la edición gráfica número 1079 de la revista ANALISIS del jueves 7 de junio de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
EDICIÓN ACTUAL
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |