Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
05/01/2018 -  tiempo  3' 15" - 1496 Visitas El artista se destaca por la gran sensibilidad en sus composiciones Sebastián Macchi se eleva hacia nuevas cimas con Piano solito
En su último disco el pianista nacido en La Plata y radicado en Paraná da una muestra más de su talento. Pequeña gran joya. Así, sin vueltas ni eufemismos. Eso es Piano solito. Descubrir esta gema tallada por el pianista Sebastián Macchi, ha sido uno de los hechos más relevantes del 2017, musicalmente hablando. La novedad, cierto, llegó tarde, ya que esta producción que integra el catálogo del sello Shagrada Medra, y fue realizada en 2016 y financiada gracias al Fondo de Incentivo a las Culturas Las Artes y las Ciencias (FEICAC). La grabación es una síntesis de talento, puro, de un compositor que se encuentra muy lejos de encontrar techo a su talento. Pero que atraviesa un período de madurez, que expresa muchos años de trabajo silencioso y delicado. Como corresponde a este pianista y compositor, perfeccionista orfebre de la música que se erige en traductor de la música del río y la tierra a melodías que delinean, a modo de leves pinceladas en una delicadísima acuarela, un panorama pictórico.

Macchi entrega en este trabajo lo mejor de sí, lo más íntimo. Está en estado puro, y de gracia. Su música es fruto de un profundo compromiso existencial con el entorno que lo ha modelado y –parafraseando a Juan L. Ortiz-, lo atraviesa: el río y sus circunstancias.

El músicos es autor de siete pistas que incluye este disco, que encuentran eco y resonancia en una polifonía que rezuma la síntesis de maestros que forman parte del universo sonoro que lo acompañan: Claude Debusssy, Hilda Herrera, Carlos Aguirre, Remo Pignoni y otros.

De principio a fin, los temas abordan especies musicales argentinas con solvencia, como en Chaya de los Vientos, o Huella de arena. La resolución técnica y expresiva expresa claramente que como arreglador y compositor el músico dirige al instrumento hacia cimas que conquistaron, entre tantos, Gustavo Cuchi Leguizamón.

Menos es más
En la concepción planteada por Macchi, Menos es más. Con sabiduría, que ha tomado de maestros como Yupanqui, desbasta la materia sonora hasta dejar las notas esenciales, como se hace con un perfume de esos que no se olvidan y persisten. Lo importante se concentra en los aromas imprescindibles.

Como en su versión de El arriero, en una relectura propia y personal, que no traiciona las raíces, pero le insufla nuevo vuelo.

Aparece también en el disco el registro de matices inefables como el reflejo de la luz sobre el Paraná en las pinturas impresionistas, y el paso lento del agua en `camalote´, o el fluir del agua en `pedazo de río´. O el paisaje de `invierno´ en el que se suceden una serie de postales de un período del año en el cual se entrelazan la luz, la lluvia, las lomadas, y el ser de un destino fluvial que se desliza, incansable, a su encuentro con el mar. Como lo hace el discurso musical del pianista, que avanza calmo, sereno, pero firme y seguro, a su encuentro con el gran océano de las músicas del mundo.

Hace tiempo ya que Sebastián Macchi alzó vuelo. Con sus discos Luz de agua, sobre poesía de Juan L. Ortiz expuso su capacidad indudable. Desplegó sus alas y cobró altura. Ahora vuela hacia nuevas cimas, donde los horizontes se amplían y los límites rozan el infinito.

Piano solito, editado por Shagrada Medra, incluye siete composiciones escritas por Sebastián Macchi: Huella de arena (aire de huella), Alma matinal (festejo), Chaya de los vientos (chaya), Con forma de carta (vals), Camalote nocturno (canción del litoral), El oro del mediodía, Verdad e Invierno (forma compositiva libre) y dos arreglos propios a partir de El arriero (aire de Zamba) de Atahualpa Yupanqui y Canten señores cantores (canavalito de recopilación anónima). Como bonus track el disco ofrece una versión improvisada (y posteriormente intervenida digitalmente) del preludio 20 trajes verdes de Charly García, que apareciera en el disco Peperina de Serú Girán y más tarde en Pubis Angelical con el nombre de Sereno fantástico.

Por Carlos Marín, para El Diario de Paraná
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |