Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
05/12/2017 -  tiempo  6' 47" - 2863 Visitas Duros cuestionamientos a fiscales y magistrados Leissa: “El Ministerio Fiscal anda mal en Entre Ríos y sus integrantes no son conscientes del papel que deben cumplir”
Click para Ampliar
Luis Leissa aseguró que "los fiscales no tienen conciencia de la responsabilidad que tienen".
El abogado y dirigente de Gualeguaychú, Luis Leissa, realizó un profundo análisis de la situación de la justicia entrerriana y en ese marco aseguró que “en la provincia de Entre Ríos el Ministerio Público Fiscal anda muy mal”. Del mismo modo cuestionó que “el Ministerio Público Fiscal y la mayoría de sus integrantes no son conscientes de la responsabilidad que tienen de investigar y del papel que deben cumplir, que es llevar hasta las últimas instancias el principio de imparcialidad y legalidad”. Respecto de la designación de Emilio Castrillón como presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), opinó que “no es la designación más feliz en el sentido de tener todos los antecedentes para el caso” y sostuvo que “el Superior Tribunal no escapa a la crisis que tiene hoy el Poder Judicial, que es muy bien remunerado y que tiene muchos incentivos para poder trabajar bien pero que a veces –salvo honrosas excepciones- no responde a las expectativas”. “Hace falta un sistema mucho más claro y más riguroso, donde realmente quienes ejercen el Poder Judicial tengan en cuenta la importancia y la responsabilidad que eso genera. No hay conciencia de lo que es ocupar un cargo de esas características”. También marcó la falta de avances en causas de relevancia, especialmente las que investigan delitos de corrupción y criticó “la inacción de los fiscales que deben responsabilizarse en desplegar la acción pública”.
En declaraciones realizadas al programa televisivo Fuera de Juego Leissa manifestó su “estupor y sorpresa” al conocer los detalles del accionar judicial en el marco de la causa por la desaparición de Omar Benvenuto y exteriorizó su “solidaridad” con Hugo Lesca, Luis Erro y Sebastián Erro que “han sido víctimas”.

Aseveró que “esto pone en el tapete un tema que a veces lo tapa la coyuntura: en la provincia de Entre Ríos el Ministerio Público Fiscal anda muy mal”. “Esto es una realidad objetiva que se quiere tapar, a veces inocentemente y a veces con tapas de diarios mostrando delitos castigados y condenas; pero el Ministerio Público Fiscal y la mayoría de sus integrantes no son conscientes de la responsabilidad que tienen de investigar y del papel que deben cumplir, que es llevar hasta las últimas instancias el principio de imparcialidad y legalidad”, analizó.

Agregó que “la mayoría no es consciente de que ser fiscal significa aplicar el derecho, conocer profundamente el derecho y ser titulares de la acción penal pública, es decir que son quienes tienen que llevar de oficio la investigación para que los hechos se esclarezcan. Tienen que obrar siempre por acción y no por reacción”.

En ese marco, criticó que “el episodio de Gualeguay –con los allanamientos a Lesca y Erro- no escapa a la lógica de los comportamiento habituales que tiene el Ministerio Público Fiscal”. “No hay conciencia del sobreesfuerzo que significa ser fiscal, porque es un cargo transcendente que obliga a un enorme conocimiento de la materia jurídica y a una actividad apuntada a recorrer la investigación, que no se enseña en la facultad”, reiteró.

“Investigar es un enorme esfuerzo y una enorme conciencia de que ser fiscal hoy es ser un mártir o un irresponsable y pareciera que esos dos antagonismos no se resuelven con el equilibrio y con la responsabilidad que se debe”, reiteró.

Designación de Castrillón y situación del STJ

Consultado por la reciente designación de Emilio Castrillón como presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Leissa reflexionó que “es un cargo que Castrillón quería hace tiempo. Sorpresivamente Castrillón hace esta incursión judicial en la que parece que profundiza pero dentro de lo que es el Poder Judicial no creo que esta sea la designación más feliz en el sentido de tener todos los antecedentes para el caso”.

Opinó que “el Superior Tribunal, más allá de las excepciones que puede haber, no escapa a la crisis que tiene hoy el Poder Judicial, que es muy bien remunerado y que tiene muchos incentivos para poder trabajar bien pero que a veces –salvo honrosas excepciones- no responde a las expectativas”.

Respecto de las acciones que tendrá por delante el flamante presidente del STJ, consideró que “el Poder Judicial debe funcionar en base a un sistema y no en las esperanzas que uno pueda depositar en determinado funcionario o determinado protagonista para que aparezca como un salvador”.

“Acá hace falta un sistema mucho más claro, más riguroso, donde realmente quienes ejercen el Poder Judicial tengan en cuenta la importancia y la responsabilidad que eso genera. No hay conciencia de lo que es ocupar un cargo de esas características, especialmente en el Ministerio Público Fiscal donde es enorme la tarea”, aseveró.

Asimismo, dijo que “lo mínimo que se puede esperar” es que aquellos en condiciones de jubilarse, se retiren del STJ para renovar el alto cuerpo. “Hay un tiempo transcurrido y esto impacta en el funcionamiento de un Estado, ser conscientes de que un Poder Judicial independiente es muy importante y además que esto exige un enorme esfuerzo”, analizó.

“El hecho de que en la Justicia se trabaje con tanta comodidad, en lugar de ser un aliciente es más un camino para la burocratización en vez de perfilarse como un juez probo, honesto, trabajador, que marca un rumbo por su ejemplaridad, por su conducta y por las sentencias que dicta”, puntualizó.

Falta de avances en causas de relevancia

Consultado por el tema, Leissa reconoció “la inacción de los fiscales que deben responsabilizarse en desplegar la acción pública” y sostuvo que “es inadmisible que se utilicen argumentos como que no se tienen elementos cuando se puede más esclarecer un hecho delictivo desde un ámbito periodístico que desde el propio Ministerio Público Fiscal que cuenta con mayores medios que un periodista”.

“En esto hay que tener el pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad, como decía Gramsci; hay que tratar de ver cómo las cosas avanzan, siendo conscientes de que las dificultades existen pero reconociendo que hay causas que no se han investigado, como la del Instituto del Seguro, y eso es un ingrediente más del mal funcionamiento de un poder que tiene enormes responsabilidades y cuyos protagonistas no son conscientes de ello”, reflexionó.

Posicionamiento político

Respecto del análisis político tras los resultados de las elecciones legislativas, Leissa indicó que “si hace cinco años nos decían que Lázaro Báez y Julio De Vido iban a estar preso firmábamos sin pensar que eso no iba a ocurrir, y sin embargo eso hoy ocurre”.
“Estos hechos son importantes pero al mismo tiempo insuficientes, porque algunas cosas han avanzado pero en otras cosas cunde el desaliento como el escuchar a (el ministro de Agroindustria, Luis Miguel) Etchevehere diciendo que el glifosato no hace nada o que hay que instalar más pasteras”, mencionó.

“Siembra desaliento escuchar la falta de sensibilidad, que a veces no va solo por un problema de política o de visión económica sino que no se contemplan porque no forman parte de las preocupaciones que tienen. Avanzamos de apoco, con mucha dificultad”, definió.

De todos modos, advirtió que “quienes tienen mayor responsabilidad de gobierno deben entender que siempre la demanda del pueblo es superior a la respuesta que se puede dar; pero es importante que los que tienen responsabilidad en los gobiernos nacional, provincial y municipal entiendan que los gobiernos se caracterizas y se juzgan por las obras que realizan pero también por los conceptos que fijan”.

“No da lo mismo un rumbo que otro, no todo es igual ni todo tiene que significar una construcción meramente fundada en las exceptivas y que después se quiebre. Hoy más que nunca en un mundo globalizado hay un rol claro para el sector privado, un rol ineludible para el sector público y se tienen que hacer políticas públicas que estén enroladas en visiones sistemáticas, que se puedan respetar en el tiempo y en eso todavía estamos pendientes”, señaló.

“Venimos de una etapa muy degradada, con instituciones menoscabadas, y con una sociedad que parecía que en su gran mayoría le era indiferente tener gobernantes corrutos, y creo que en ese sentido se ha avanzado; y que en el marco de una crisis económica, la sociedad haya votado por cosas que superan lo económico es un elemento llamativo. Hoy el marco de análisis de la realidad hay que hacerlo con otros anteojos, con otra mirada; hay cosas que no cambian como los ideales, pero sí a veces cambian las ideas y pareciera que hoy hay que enfocar la realidad con otras ideas pero con esos viejos objetivos que son permanentes e irrenunciables como la libertad y la justicia social”, concluyó.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |