Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
12/09/2017 -  tiempo  5' 42" - 565 Visitas Condena al cura Juan Diego Escobar Gaviria Dardo Tórtul: “La sentencia ayuda a las víctimas a ponerse de pie nuevamente y rearmar sus vidas”
Click para Ampliar
“Las sentencias son mensajes que reafirman la construcción de sentido y si ese mensaje llega en el menor tiempo posible, mejor todavía”.
El juicio oral contra el cura Juan Diego Escobar Gaviria tuvo resultado favorable para las víctimas, tras conocerse el adelanto de sentencia la semana pasada. Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) Federico Uriburu y Dardo Tórtul habían pedido 25 años de prisión, un monto de pena que compartían con la querella a cargo de Mariano Navarro. Según el balance realizado por Tórtul en cuanto a la producción de prueba en el debate oral, se pudieron acreditar los delitos por los que el religioso fue sentado en el banquillo de los acusados y de ese modo, se convenció a la Justicia sobre la condena solicitada y el pedido de presión preventiva contra el cura “sanador”, hasta que la sentencia quede firme. El sacerdote se encuentra alojado en desde abril en la Unidad Penal Nº 5 de Victoria, donde continuará cumpliendo el castigo. De ANÁLISIS DIGITAL

El cura Juan Diego Escobar Gaviria fue condenado a 25 años de prisión por Promoción a la corrupción agravada de menores -tres casos- y abuso sexual agravado -un caso-.El Tribunal que tomó la decisión de condenarlo estuvo compuesto por María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo.

Tras el debate, el fiscal coordinador Dardo Tórtul, con competencia en los departamentos Gualeguay, Nogoyá y Victoria, realizó un análisis en el programa Fuera de Juego (Canal 4 Somos Gualeguaychú).

“Quiero referirme a la definición que hace la psiquiatra infantojuvenil Irene Intebi que definió al abuso sexual como un balazo en el aparato psíquico, constituye uno de los traumas más intensos y sus consecuencias son destructiva para la personalidad, produce heridas de tal magnitud en el tejido emocional, que se hace muy difícil prever cómo reaccionará el psiquismo y cuáles serán las secuelas”, expreso Tórtul, que empleó esa definición durante el juicio oral.

“El fiscal Federico Uriburu fue quien llevó adelante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) y me consultó permanentemente a medida que avanzaba en la pesquisa, y además tuvimos una comunicación con la procuradora adjunta (Cecilia Goyeneche) y el procurador general (Jorge García) en todo momento, hubo un trabajo en equipo importante. Tanto por parte de Uriburu como de mi parte, nos hemos sentido contenidos en todo momento por la Procuración, e inclusive en el momento de elegir las calificaciones”, contó el representante del MPF. “A su vez con, Uriburu trabajamos junto las cuestiones cautelares y preventivas hacia las víctimas”, acotó.

Tórtul señaló además que “la sentencia ayuda a las víctimas a ponerse de pie nuevamente y rearmar sus vidas, como también los familiares. Las víctimas fueron muy valientes, porque estamos hablando de una pequeña localidad donde Escobar Gaviria tiene hasta hoy seguidores, y esta gente fue víctima de agresiones, es por eso que pedimos las cautelares y uno de los chicos tuvo que irse a vivir a otro lado”.

“Había todo un bagaje de cosas para influir en el proceso y fue lo que determinó la solicitud de la prisión preventiva basada en ese daño que podrían llegar a sufrir las víctimas testigos, buscando siempre que esta gente desista, pero hubo una valentía impresionante de las cuatro víctimas más una quinta en la cual se inició otra IPP”, recalcó el fiscal coordinador.

Asimismo, Tórtul aclaró que “por ahora lo que conocemos es el veredicto de la sentencia de 25 años de presión, y los fundamentos van a estar el jueves a las 8.45. En el caso nosotros planteamos la credibilidad de la víctima, por los testigos indirectos, cómo habían logrado ellos poner la situación en el lugar, por ejemplo el comentario a un amigo de lo que le había sucedido, a una maestra, cómo se va llegando a la Cámara Gesell y los informes que se elaboran en base a esas declaraciones”.

La sentencia como mensaje colectivo

“En este tipo de juicios han quedado atrás viejos perjuicios procesales que eran notorios, pero hoy con el desarrollo de la psicología, el desarrollo de otras ciencias que colaboran, se puede realizar una investigación seria como la que hizo Federico Uriburu y llegar a una conclusión que nos permite llevar una teoría del caso y hoy tenemos un veredicto”, resaltó.

“Las sentencias son mensajes normativos que reafirman la construcción de sentido y si ese mensaje llega en el menor tiempo posible, mejor todavía. Esto ha sido un sistema procesal adversarial, el Tribunal llega al juicio sin saber con qué se va a encontrar y llevar los testigos al juicio estuvo a cargo de las partes. Nuestro trabajo fue cómo convencer a la opinión en el alegato de las partes, para que sucediera la condena que finalmente se dio. Para la víctima esto es importante porque permite la resignificación de la víctima y eso tiene otro significado social porque me cree un tribunal, un organismo del Estado que decide cuáles son las verdades, más allá del tránsito que aún falta para que ese fallo adquiera firmeza, hoy ellos tienen algo importante para pararse socialmente y comenzar a reconstruir sus vidas”, expresó Tórtul.

En el mismo sentido, remarcó: “Nosotros solicitamos la prisión preventiva, hasta que salga la sentencia firme, y para esto llevamos dos argumentos, uno era el daño procesal, porque los chicos eran amedrentado por las redes sociales, esto es un daño procesal porque los que tiene que transmitir conocimiento en el proceso lo tienen que hacer con total libertad y Escobar Gaviria no lo estaba permitiendo. El segundo argumento fue la posibilidad de fuga y cuando comienza el juicio este último argumento se fortaleció y pasó a primer orden, porque los chicos ya habían declarado”.

“El condenado no le dio seguridad a la Justicia sobre qué domicilio tenía, la prueba está en la pregunta que se le hace al doctor Gómez del Río, quien dijo que en el domicilio que el cura había dado a la Justicia, nunca había estado. El cura viajaba prácticamente todos los meses a Colombia, tenía la seguridad de acceder a un vehículo y todo esto lo valoró el Tribunal en la que nosotros le decíamos que nuestra declaración no solo era verdad sino que le pedíamos grado de eficiencia”, explicó el fiscal.

“Al no poder presentar el cura ‘sanador’ un domicilio cierto, entonces los fiscales pidieron una cautelar que es la prisión preventiva y es lo que los fiscales demostraron y lo que el juez aceptó, por eso Escobar Gaviria se encuentra alojado en este momento en el Penal Nº 5 de Victoria”, acotó en la misma línea.

Al finalizar, Tórtul destacó que “la corrupción de menores tuvo en los últimos años un desarrollo doctrinario, desgraciadamente hubo muchas situaciones de víctimas, pero también es importante que hay más denuncia y no hay más ocultamientos. Hay una cosa que me quedó del veredicto que fue dicho por Pivas (María Angélica, presidenta del tribunal de juicio) que es la pena justa. Desde el Ministerio Público Fiscal supimos ver dónde estaba la respuesta que le dio la oportunidad a las víctimas de reparase y reestructurar sus vidas”.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |